Senado aprueba en general proyecto que crea el Acuerdo de Vida en Pareja

En la oportunidad se fijó como plazo para presentar indicaciones hasta el 20 de enero.
Por 28 votos a favor, 6 en contra y dos abstenciones, la Sala del Senado respaldó la idea de legislar del proyecto, en primer trámite, que crea el acuerdo de vida en pareja (AVP). Asimismo se fijó como plazo para presentar indicaciones hasta el 20 de enero.

En la jornada que -no estuvo exenta de diversas manifestaciones en las tribunas- intervinieron los senadores Carlos Larraín, Ignacio Waker, Hosaín Sabag, José García Ruminot, Alberto Espina, Eugenio Tuma, Francisco Chahuán, Lily Pérez, Carlos Cantero, Carlos Bianchi, Isabel Allende, Andrés Zaldívar, Juan Pablo Letelier, Jaime Orpis, Camilo Escalona, Guido Girardi, Hernán Larraín, Ricardo Lagos Weber, Ximena Rincón, Pedro Muñoz, Fulvio Rossi, Alejandro García Huidobro, Jorge Pizarro, Alejandro Navarro, Juan Antonio Coloma, Jaime Quintana y José Antonio Gómez. Además de la ministra secretaria general de Gobierno, Cecilia Pérez.

El senador Larraín Peña expresó sus aprensiones y señaló que el AVP tiene elementos similares al contrato civil, con derechos sucesorios idénticos al contrato matrimonial, no obstante, no crea permanencia y tampoco tiene duración mínima, con lo cual se podrían celebrar 10 AVP al año, porque es disoluble en cualquier momento”. Advirtió que “el proyecto generará situaciones complejas “enredos”, porque acentuará el carácter desechable de las relaciones afectivas.

Una postura distinta manifestó el senador Ignacio Walker quien dijo que “darle un estatuto jurídico a las parejas que conviven debiera ser un objetivo de política pública, ya que ello redunda en el beneficio no solo de la pareja en cuestión sino también del conjunto de la sociedad”. Aclaró que “soy de los que creen que el matrimonio es, por su naturaleza jurídica, un contrato entre un hombre y una mujer, pero las parejas que no están en condiciones de estatuir una relación de ese tipo y que simplemente conviven quedan en una situación de precariedad y vulnerabilidad”.

El senador Sabag explicó que mediante este proyecto “se regulan los derechos y obligaciones de los contrayentes. Tiene efecto en parejas tanto heterosexuales como del mismo sexo y que actualmente enfrentan un sinnúmero de problemas prácticos, tales como, herencia, temas patrimoniales y tampoco pueden adoptar decisiones médicas en favor del otro”.

A su turno, el senador García Ruminot, precisó que este proyecto “reduce a su mínima trascendencia la institución del matrimonio, ya que la nueva figura que se crea es tan parecida al matrimonio que cabe preguntarse si llegará a ser desplazada pues establece los mismos derechos pero con un sistema de disolución más expedito”. Advirtió que “cuando debilitamos a la familia lo que estamos haciendo es ir en contra de las instituciones fundamentales. Las estamos desprotegiendo y no vamos en el sentido que debe ir en nuestro ordenamiento jurídico”.

Por su parte, el senador Espina aclaró que “este proyecto regula los efectos jurídicos derivados de la vida afectiva en común de dos personas. No es un contrato de compraventa o de arriendo. Es la regulación que el Estado de Chile hace respecto de la relación que surge del afecto entre dos seres humanos”. Asimismo defendió el derecho de dos personas del mismo sexo a regular su relación de afecto porque “uno no puede ser partidario de una sociedad inclusiva, solidaria si no otorga las herramientas para que relación tenga una regulación en la legislación”.

En tanto, el senador Tuma destacó que “estemos dando pasos sustantivos hacia una nueva sociedad donde se respete la libertad y tengamos menos restricciones para desarrollarnos como hombres y mujeres libres”. Agregó que “quienes tenemos vínculo matrimonial no significa que no estemos de acuerdo en que otros que no lo posean puedan establecer una forma de convivencia con otro título y, por tanto, el Senado chileno está dando pasos importantes en abrir la libertad de elección en el ámbito de las relaciones de convivencia”.

El senador Chahuán recordó que el texto legal en discusión fue un compromiso adquirido por el gobierno del Presidente Piñera, sin embargo, aclaró que “del universo potencial que podría acceder a este acuerdo, es decir, 2 millones de personas. No todas podrán contraer el AVP porque muchas tienen vínculos matrimoniales pendientes”. Añadió que el proyecto no incide en que la familia sigue siendo el elemento fundamental de la sociedad y que el matrimonio es un contrato solemne entre un hombre y una mujer”.

Por su parte, la ministra de la Secretaría General de Gobierno, Cecilia Pérez agradeció a los distintos actores que contribuyeron con el despacho de la norma. Luego, recordó que la administración Piñera ha puesto énfasis en terminar con cualquier forma de discriminación, lo que se verá complementado con el proyecto que sanciona la incitación del odio racial.

Indicadores Económicos

Viernes 19 de Abril de 2019
  • UF: $27.611,63
  • Dólar: $660,48
  • Euro: $745,97
  • UTM: $48.353,00
  • Libra de Cobre: 2,93